miércoles, 21 de marzo de 2012

Nueva Moneda de Un Nuevo Sol: La Piedra de Saywite

El Banco Central de Reserva del Perú puso hoy en circulación  las nuevas monedas de  un nuevo sol alusivas a la Piedra de Saywite de Apurímac.   La octava,   de la serie numismática “Riqueza y Orgullo del Perú", que tendrá un total de 26 monedas.

"Es la octava moneda y son 10 millones de monedas las que se van a acuñar. Por lo tanto es una moneda de colección, pero puede ser utilizada para cualquier transacción económica porque tiene   curso legal", dijo Javier Añorga, subgerente de proyección institucional del BCR.

La nueva moneda presenta en el reverso el diseño alusivo a la Piedra de Saywite y, sobre ella,  un acercamiento de un detalle de la piedra. Al lado izquierdo, la marca de la casa nacional de moneda sobre un diseño geográfico de líneas verticales.

Las anteriores monedas fueron alusivas al Tumi de Oro de Lambayeque, Los Sarcófagos de Karajía de Amazonas, La Estela   Raimondi de Ancash, Las Chullpas de Sillustani de Puno, el Monasterio de Santa Catalina de Arequipa, Machu Picchu de Cusco y el Gran Pajatén de San Martín.

"Nosotros tenemos previsto acuñar una moneda por cada trimestre, por lo tanto esta es la primera de este año y durante lo que queda, van haber tres monedas más", sostuvo Añorga.

Los próximos diseños que la autoridad monetaria emita en adelante serán alusivos a patrimonios culturales e históricos del Perú.



La Piedra de Saywite


Es un monolito de 2,3 metros de altura y 11 de circunferencia es una creación de los indígenas del valle de Carhuasi y se encuentra en el complejo arqueológico del mismo nombre, en Abancay, a la altura del kilómetro 45 que conecta esta ciudad con el Cusco.

Este monolito tiene más de 20 figuras fitomorfas y zoomorfas, así como concepciones religiosas sobre el agua y la fertilización de la tierra.

Si bien no se sabe a ciencia cierta qué uso se le daba, el hecho de estar en un centro ceremonial indica que habría tenido una significación religiosa. Otras versiones sostienen que el monolito habría representado un croquis o mapa.

Según se indica en la página web de la Municipalidad de Curahuasi, Saywite proviene "de la deformación del vocablo quechua sayay –huite que significa ‘detente, inquieto' o también sayay riti que significa ‘detente' o ‘para nieve'".

El complejo arqueológico de Curahuasi tiene dos hectáreas de extensión y –según se explica en la página web de la municipalidad distrital- está dividido en cinco sectores: monolitos y recintos (donde está la Piedra de Saywite), escalinatas y fuentes, Rumi Huasi (donde hay un monolito de forma rectangular), definiciones tronco piramidales, y área del Intihuatana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario