lunes, 6 de agosto de 2012

Yellow Submarine (1968) en Blu Ray


A raíz de la edición de Yellow Submarine en Blu-Ray en Junio último, adjuntamos unos comentarios extraídos del libro: El Cine Beatle - Todas las películas de John, Paul, George y Ringo" de Arturo Moreno Obregón (2000), para que tengamos una idea de lo importante que resultaría tener esta película en nuestra colección, ya sea por tema Beatles, Dibujos animados, psicodelia, etc.


A comienzos de 1967, casi dos años después del rodaje de Help! Los Beatles todavía estaban obligados por contrato a una tercera película para United Artists pero no mostraban el menor interés en volver a ponerse ante una cámara de cine. La poco gratificante experiencia de su segundo largometraje con Richard Lester y el deseo de volcarse en la música, ya sin el agobio de las giras ni de la beatlemanía, les hacía mirar con prevención cualquier proyecto relacionado con el celuloide. No querían ser otra vez un juguete para la gran pantalla y menos caer en la trampa de amontonar películas tan mediocres como las que venía protagonizando Elvis Presley desde 1960.

En vista de la poca disposición de sus muchachos, Brian Epstein pensó que tal vez un largometraje de dibujos animados sirviese para cumplir lo pactado con United Artists. A finales de 1966, el productor de origen húngaro Al Brodax, responsable de la norteamericana American's King Features Syndicate le había propuesto la idea de incluir a Los Beatles como protagonistas de un film de tales características. Brodax había participado en series televisivas de animación como Popeye el Marino, Cool Mc Cool, Krazy Kat, etc., además de escribir y producir buena parte de la serie de dibujos basada en los propios Beatles que la cadena norteamericana ABC venía emitiendo los fines de semana, en su programa matinal, desde el 25 de septiembre de 1965.

Al Brodax

Brian consideró que el currículum de Brodax le hacía el más indicado para llevar adelante el proyecto, pero sobre todo le convenció que la película supondría un respiro para Los Beatles puesto que no tendrían que participar en el guión, ni siquiera doblar sus propias voces. Según el contrato que les ligaba a United Artists, el cuarteto sólo estaba obligado a aportar cuatro nuevas canciones a la banda sonora.
Con un presupuesto total de 250.000 libras, Brodax puso en marcha “Yellow Submarine” contratando como director al canadiense George Dunning quien tenía en su haber largos, cortos y un buen número de spots publicitarios de animación que apuntaban señas de identidad surrealista poco habituales en el género.

George Dunning

En la primavera de 1967, George Dunning incluyó en el proyecto al checo Heinz Edelmann. Sus llamativos carteles publicitarios le convertían en el artista más idóneo para crear un diseño gráfico innovador.


Heinz Edelmann

En sólo dos semanas, Edelmann y Dunning elaboraron un episodio experimental de dos minutos inspirado en escenas de George Harrison sobre su canción "Love You To". Después, Dunning reclutó a un amplio equipo de animadores encargando a Fred Wolf el movimiento, a Bob Balser el diseño de las figuras de Los Beatles y a Dennis Rich el submarino y la mayoría de fondos y paisajes psicodélicos y en ocasiones alucinógenos que pueblan la película. No se escatimaron medios para que el nutrido equipo de animadores crease un llamativo y deslumbrante universo colorista que aglutina influencias, entre otros, del Arte Pop, el Surrealismo, el Dadaísmo o el Art Nouveau, con resonancias de artistas como Toulouse Lautrec, Magritte, Klimt o Dalí. También hay referencias a personajes del cómic como "Mandrake, el Mago" y "Spirit", de Will Eisner.




Aparecen sagrados "tótems" cinematográficos como Marilyn y King Kong, El Séptimo de Caballería y Frankenstein y referencias televisivas a la serie Los Vengadores, mientras la puesta en escena de "Lucy In The Sky With Diamonds" es un imaginativo homenaje al cine musical. El hecho de disponer de un presupuesto desahogado permitió al equipo de Dunning y Edelmann dar rienda suelta a su imaginación en un deslumbrante ejercicio de eclecticismo donde lo mismo se recurre a fotografías coloreadas que se inunda la pantalla de infinitos agujeros o se evoca el celuloide de principios de siglo.


La dirección artística, apoyada en la vertiginosa sucesión de secuencias salva de cualquier atisbo de tedio a la película y dinamiza a los personajes, se dice que para conseguir tal abundancia de imágenes fueron necesarias un total de cinco millones de viñetas, dibujos que luego serían vendidos, uno por uno, a los fans norteamericanos de Los Beatles.

En cuanto al guión, fue un trabajo de Lee Minoff, asistido por Jack Mendelshon, Erich Segal (reputado autor poco después del best-seller Love Story) y con participación del propio Al Brodax. El equipo llegó a elaborar más de una veintena de posibles argumentos para la película. Responsable de gran parte de la historia definitiva fue Roger McCough, miembro del grupo Scaffold del que formaba parte Michael, el hermano menor de Paul McCartney. McCough percibió 500 dólares por su trabajo pero su nombre no figura en los créditos del film.


Es destacable que a pesar de la primacía de la imagen y la música, los diálogos de Yellow Submarine no se descuidaron en absoluto. Verbalmente, el guión es rico en juegos de palabras y en las palabrerías absurdas con reminiscencias de Joyce que tanto gustaba a John Lennon.

La importancia da la palabra queda patente en determinadas triquiñuelas retóricas y en especial cuando las palabras que salen de la boca de John al cantar "All You Need Is Love" se transforman en conceptos escritos ("Saber", "Ahora", "Amor") y llegan a vencer a los Blue Meanies y al Guante Volador en la batalla final. Lamentablemente, muchos de estos juegos de palabras perderían vigor a causa del deficiente subtitulado español.
Aunque a excepción de las nuevas canciones Los Beatles se desentendieron por completo de Yellow Submarine, John Lennon aportó su grano de arena al argumento cuando una noche, a las tres de la mañana, telefoneó a Al Brodax para sugerirle que "sería genial ver en la película a Ringo seguido por la calle por un submarino amarillo". Brodax tomó buena nota de la idea, que se convirtió luego en una de las primeras secuencias de la película.


Cabe destacar que el equipo de Yellow Submarine llevó a cabo una exhaustiva labor de documentación en la que estudiaron al detalle desde la discografía de Los Beatles hasta las imágenes de entrevistas y actuaciones televisivas para trasladar con rigor al dibujo animado la personalidad de cada uno de los miembros de la banda. John aparecía como el ingenioso e inteligente, Paul educado y amable, George era el místico aficionado a los coches deportivos y Ringo volvía a ser, como en A Hard Day's Night, el más tierno y sentimental de todos.


En cuanto a los malos de la película, los enemigos de Los Beatles serían los "Blue Meanies", ("Malvados Azules")  unos amargados seres que odiaban la música y tenían prohibida en su vocabulario la palabra "Sí". El guión también se enriqueció con otras creaciones como "El Guante Volador", el erudito "Jeremy Hillary Boob (Nowhere Man)" y Fred, el Almirante.


Sistema de Rotoscopía

Técnicamente, la película retomó el sistema de polarización de imágenes y rotoscopia utilizada por Disney en sus primeras producciones de los años 30 y que aquí emplearía Charles Jenkins, animador fundamental en las escenas correspondientes a las canciones "Eleanor Rigby", "Only A Northern Song" y "It's All Too Much". En cuanto a los actores que doblaron a Los Beatles, John Clive puso voz a John, Geoff Hugues a Paul, Peter Batten a George y Paul Angelis a Ringo. Ninguno de ellos tenían siquiera físicamente nada que ver con Los Beatles. Algunos aspectos en la elaboración del film quedaron reflejados en el reportaje “Mod Odyssey”, de 1968 (incluido en el disco), en el que se incluyen imágenes poco conocidas de la película, así como en el documental “The Man Who Moved The Beatles” dirigido por Paul Madden en 1991 y que profundiza en la labor de George Dunning en el film.



Como epílogo, Los Beatles en carne y hueso hacen una brevísima aparición rememorando la aventura e invitando a cantar "All Together Now". Este cameo era cebo para asegurar que los fans acudiesen a los cines a ver a sus ídolos, aunque fuera en una breve secuencia, y también tenía como objetivo convencer al público de que Los Beatles se habían involucrado en la película más de lo que lo habían hecho en realidad. La aparición de Los Beatles se rodó en los estudios Twickenham en la tarde del martes, 25 de enero de 1968.


Nuestros amigos de CIUDAD DISCO nos han informado de que tienen en su stock la película en Blue Ray, así que los que deseen conseguirla pueden escribirles a ciudaddisco@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario